In Memoriam – Biografía del Pbro. SAMUEL LÁSCARI RAMOS (+) 18 de Enero 2018 

Fecha de nacimiento: 9 de junio de 1933.
fecha de fallecimiento: 18 de Enero de 2018 (84 años de edad)
Lugar de nacimiento: Nuevo Laredo, Tamps.
Nombre de su esposa: Sara Andrade.
Nombres de los hijos: Samuel, Joel, Espartaco y Jonathán.
Iglesia Ministerios Fuente de Vida, A.R.
Duración de su ministerio: Más de 40 años.

Después de recibir a Cristo en su corazón en 1952, inició sus estudios ministeriales en el Instituto Elim y fue ordenado al ministerio por el Concilio de las Asambleas de Dios en la República Mexicana, A.R. Actualmente es Pastor General de las Iglesias Alfa y Omega.

Su ministerio como misionero, pastor y maestro, se ha desarrollado por más de 40 años, no sólo en México, sino en todo el continente americano.

Entre las muchas actividades que ha llevado a cabo en el servicio de Dios destacan:

  • Fundador y pastor de muchas iglesias en la República Mexicana.
  • Consejero y conferenciante internacional de la Cruzada Estudiantil y Profesional para Cristo.
  • Conferenciante para World Visión en varios países.
  • Consejero y conferenciante en varías denominaciones evangélicas así como iglesias independientes en diferentes países, incluyendo la Iglesia Cuadrangular, la Bautista, la Metodista, Asambleas de Dios, etc.
  • Fundador, consejero y conferenciante de CONEMEX.
  • Director del Instituto Bíblico Anna Sanders de las Asambleas de Dios.
  • Consejero y conferenciante del Instituto Internacional de Superación Familiar.
  • Autor de los libros: Si eres Joven… ¡Aprende!, Diferentes Tipos de Noviazgo y El Hombre y su Matrimonio, publicados por Ediciones Década.

Su vocación por el pastorado, la enseñanza y la consejería, lo mantienen viajando constantemente a través de todo el continente. Él se define, simplemente, como Pastor y “Bibliólogo”, por su amor a la Palabra de Dios. Su ejemplo, su vida, su testimonio y su ministerio, han sido de gran inspiración para todos los que lo conocen.

Apacentad la grey de Dios que está entre vosotros, cuidando de ella… siendo ejemplos de la grey. Y cuando aparezca el Príncipe de los pastores, vosotros recibiréis la corona incorruptible de gloria. – 1 Pedro 5:2-4

fuente: heroes de la fe 2007 – gracias por la informacion a este portal.

Actualización: 18 de enero 2018

Memorias de amigos en la fe:

Está en la gloria de Dios nuestro amado hermano Samuel, general de la fe, apasionado misionero en Oaxaca y cd de Mexico, plantador de numerosas iglesias junto con su esposa Sarita, fundador de institutos bíblicos, con gran sabiduría de lo alto conferencista universitario en Latinoamérica y defensor de la fe ante intelectuales, amigo que amaba Yucatán y su cultura, amigo de mi familia en especial gran amigo de mi papa; su amistad fue transmitida a nosotros y sus hijos Joel, Samuel, Espartaco, y Jhonatan. Hay dolor en nuestro corazón, pero también la esperanza gloriosa de reunirnos en la presencia del señor.
El señor y su santo espiritu traigan consuelo a nuestra amada familia Lascari Andrade.

fuente: del Muro del Pastor Andrés Pérez.

Lascari. A secas, así era conocido por los que lo amaban y por los que no, sin medias tintas, el hombre de fe, de abrazo de oso, el esposo de Sara, algún tiempo se refería a ella como Lázara, padre, maestro, pastor, formador de obreros, predicador, rudo en sus muestras de afecto, viajero, consejero, misionero, en algún tiempo orador internacional de a verdad. Nos quería mucho a los yucatecos, supongo que el origen de su querencia fue su amistad con Rolando. De mi padre fue amigo también, los dos contaban siempre que se veían la misma anécdota de un perro bravo que se cayó de la azotea por estar ladrando, ahí por la calle de Plomeros, cerca de Getsemani, en el Distrito Federal, Lascari llevando a cenar a Orlando y a otros amigos yucatecos. Su asambleísmo era arraigado, aunque muy joven dejó de ser director del Ana Sanders, época en la que marcó a muchos de sus alumnos. Lo invitamos a un evento de jóvenes interdenominacional, la Nueva Generación, se ganó el corazón de todos, la palabra predicada, sermón de altura, pero lo más increíble fue que siendo quien era, se vino en autobús, 22 horas hasta Merida, para no ocasionarnos gastos elevados. Un pastor lo mandó en avión de regreso. Samito me decía. Siempre ávido de noticias de Mérida. Pasaba lista a sus contemporáneos. De gran corazón, cuando llegue a trabajar a México, me dio la bienvenida con una comida yucateca en el Círculo del Sureste sobre Bucareli. Siempre que él iba a la oficina general en Balbuena pasaba a mi oficina a saludar. Hombre de fe. Lascari descansa con su Señor. Un saludo a sus apreciados hijos y demás familia. A sus iglesias. A sus amigos. A sus discípulos. A la memoria de Samuel Lascari Ramos.

fuente: del muro de Samuel V.

El Pbro. Samuel Láscari Ramos no sólo será recordado por su trato siempre con propiedad, sus clásicos saludos que incluían sonoras palmadas en la espalda de quienes saludaba, su preciso dominio del idioma que lucía más cuando matizaba con sus muy conocidas y coloquiales expresiones que únicamente de él resultaban bien recibidas y por el tono grave y solemne de su voz.

Lo será, además y especialmente porque fue un hombre de Dios, dedicado a su familia, fundador de iglesias, pastor, escritor, conferencista, teólogo de ideología conservadora, de contexto pero de avanzada y con una innegable visión del mañana.

Lo conocí en mi juventud, en Mérida, en un ciclo de conferencias de la entonces ACUPYHNAD y escucharlo me abonó a la comprensión de las diferentes cosmovisiones que imperaban en el ámbito cristiano referente a los estudios seculares, que hoy ya no son conflicto alguno. Lo visitamos junto con mi esposa en alguna ocasión en Alfa y Omega de Lindavista, y escucharlo nos resultaba siempre en bendición.

Recuerdo haberme entrevistado con él en su oficina en diversas ocasiones; disminuido por las afectaciones en su cuerpo, su mente brillante como siempre y su ánimo como lo tienen aquellos que saben confiar en la gracia del cielo. Le expresé siempre mi respeto y admiración. Hoy descansa en paz ante la presencia de quien amó y sirvió hasta el fin. El Señor conforte y aliente a su familia e iglesia. Amén.


Se nos adelanto un gigante de la fe, el Hno. Samuel Lascari a quien conocí en la Ciudad de México cuando se realizaba un Congreso juvenil por el año de 1963; en esa ocasión, nos llevó a hospedar en el templo Getsemaní a los que veníamos de Yucatán. Nos unió una bonita amistad, ya que él siempre estimó a los ministros de Yucatán y nos llevaba a comer a su casa ubicada en la calle Eduardo Molina. Tuve la bendición que él fuera el ministro oficiante de nuestra boda nupcial en Progreso Yucatán, el cual fue su regalo de bodas; en honor a él, a mí primogénito le puse por nombre Samuel.

Cada vez que viajaba a Yucatán, nos visitaba como familia y congregación Cfc Emmanuel Progreso, aún cuando se le dificultaba caminar por la embolia qué le había dado. La última vez que vi a Samuel, fue en el Concilio celebrado en Boca del Río, Veracruz. Mi esposa lo esquivaba, por sus “fuertes” expresiones de cariño, el cual era peculiar en él. Nuestras condolencias a la familia Lascari, ¡Nos vemos pronto campeón!

Comentarios

Comentarios