LA ORACIÓN DE UN PASTOR — Pbro. Carlos Arrieta Mayoral

[dropcap]L[/dropcap] a oración es la manera de establecer comunicación entre lo humano y lo divino. Es la comunicación del dueño del rebaño y el trabajador.

Es en donde se presentan las deficiencias ante quien puede bendecir y enriquecer. El lugar del ruego y súplica por ser un instrumento eficiente para el ministerio encomendado. Donde se intercede por aquellos que fueron puestos bajo la autoridad pastoral.

La comunicación con quien nos llamó al ministerio pastoral nos ayuda a madurar; a través de la oración conocemos su voluntad. Debemos pedir que Dios nos dé un conocimiento de sus propósitos específicos para realizar el trabajo que nos ha encomendado; es muy difícil tener un ministerio pastoral exitoso cuando hay un desconocimiento de su voluntad en cuanto al lugar, tiempo de desarrollo y acción en el ministerio. En tiempos pasados la costumbre de cambiar pastores en un periodo de tiempo señalado o por las necesidades existentes en el campo, provocaba en las congregaciones inestabilidad, desajustes y crisis en varias direcciones. Los líderes creían que el cambio pastoral era saludable, sin entender que las congregaciones sufrían con dichas acciones. Es ahí donde la necesidad de orar se hace latente para conocer la voluntad de Dios y así ejercer un ministerio fructífero y provechoso.

La oración de agradecimiento

Debemos orar, agradeciendo por el privilegio de ser tomados en cuenta para ser parte de sus acciones hacia los mortales; pero al mismo tiempo, pedir debe ser una devoción continua, día con día y en diferentes tiempos, reconociendo la necesidad de comunicarse con el cielo para tener efectividad en la tierra. Evitar el saberse o sentirse competentes, por las habilidades o capacidades desarrolladas, para realizar el trabajo encomendado. Es conveniente reconocer, plenamente, que si algo somos o tenemos es por él y para él.

Pidiendo sabiduría

Es necesario pedir al dueño de la mies que dispense a nuestras vidas las habilidades y capacidades para alimentar con la sana doctrina a cada creyente que él pone a nuestro cuidado; enseñando los fundamentos bíblicos, conocimientos de vida práctica y cotidiana. Un pastor que da el alimento a su tiempo será reconocido y aceptado por quien le otorgó el ministerio. La expresión de vida de los cristianos de nuestros tiempos adolece de un mensaje saludable, debido en ocasiones a que ciertos pastores del rebaño adoptan filosofías y corrientes ideológicas carentes de un fundamento bíblico; por ello, se hace necesario clamar a Dios pidiendo sabiduría para ser un pastor con sana doctrina.

Oración de protección

La oración del pastor debe incluir rogar e interceder, por aquellos que Dios ha puesto en sus manos, para que no se pierdan en el camino de la vida, y que sean guardados de las asechanzas del diablo, de las falsas doctrinas y de espíritus engañadores. Las intervenciones de oración pastoral cobran un sentido efectivo hacia la vida de los creyentes, para que sea el Espíritu Santo quien los dirija, preparándolos para toda buena obra y para que sean guardados de las influencias y distracciones del enemigo. Un pastor que ora protegiendo a los creyentes contará con una iglesia saludable.

Oración por crecimiento

Se hace evidente, que el pastor sea un hombre que clame por las ovejas para que estas tengan la capacidad de reproducirse. Para que Dios les dispense su amor, para que se amen como hermanos y que amen a los perdidos, mirando su condición caída y la necesidad de ser restaurados; entendiendo que nosotros somos el resultado de su amor manifestado a través de la persona de su Hijo Jesucristo.

Oración por humildad

Pidamos a Dios que nos haga un ser humilde para no enseñorearnos de la congregación, sino que sirvamos con amor y dedicación a todos sin distinción; sabiendo que el Señor de la mies no desestima a nadie ni tiene preferidos; donde no hay rico ni pobre, esclavo ni libre, griego o judío, hombre o mujer. Dios es para todos. Entender este principio permite actuar con toda humildad y amor hacia todos los hermanos que se congregan en el lugar donde pastoreamos, sin distinción ni favoritismo, ya que todos tenemos el mismo valor ante él.

Oración de compromiso

El pastor debe orar para que Dios lo guarde en los caminos de su ministerio, ya que las tentaciones se manifiestan cotidianamente. Debe tener un alto sentido de responsabilidad y compromiso hacia el ministerio que Dios ha encomendado, porque los ojos de la congregación son hacia la vida del pastor; entendiendo que su ministerio está acompañado primordialmente hacia una dirección familiar de autoridad y conducción de respeto, siendo ejemplo a la congregación que pastorea. Este es su compromiso de vida pastoral.

La oración de un pastor debe incluir:

  1. Gratitud, por ser quien es y porque todo lo debe al Señor.
  2. Compromiso, consagrándose para servir en todas las áreas de su vida.
  3. Humildad, para no ser un hombre soberbio.
  4. Crecimiento, siendo un pastor visionario, entendiendo que la evangelización es una labor principal.
  5. Protección, orando por ser guardado él y la congregación que está a su cargo.
  6. Sabiduría, para ser un pastor eficaz en la sana doctrina y en la vida práctica.
  7. Conocimiento de su voluntad, la vida pastoral de éxito es cuando estamos cumpliendo su voluntad.

 

 

fuente: Aviva 2013 – abril 2013 – edicion 7

 

Comentarios

Comentarios